Sobre viajar a través de unas páginas

Pusimos las excusas sobre el piso y comenzamos la autopsia, tratando de encontrar el motivo firme que nos mantenía rehenes de nuestras propias vidas. No pudimos. Todos y cada uno de los fundamentos eran completamente refutables. No teníamos nada indestructible, ningún compromiso ni contrato que no pudiera ser concluido.” Laura Lazzarino, Caminos Invisibles.

Caminos Invisibles

Caminos Invisibles

Hoy terminé de leer “Caminos Invisibles”, el libro que Juan Pablo Villarino y Laura Lazzarino escribieron sobre su viaje a dedo por Sudamérica. Pensé en hacer una crítica literaria sobre él, ya que me encantó y este pequeño espacio siempre sirve de lugar donde acumular nuestras opiniones sobre las joyas que nos encontramos en el camino. Pero creo que no puedo escribir una crítica literaria sobre este libro. En verdad, no puedo. Porque para hacer una crítica literaria, es necesario, aunque sea pequeño, un grado de objetividad. Y “Caminos invisibles” me atravesó de punta a punta, no hay lugar para mirarlo en perspectiva ni analizar si me parece lindo de leer o no. Por eso, más que una crítica literaria, es una expresión de emociones.

Sin lugar a dudas, ambos autores tienen un modo de escribir ameno, y a la vez profundo, que le da al libro un valor literario en sí mismo (aunque no sea literatura exactamente, porque todo lo que escriben de verdad lo vivieron). Además, tiene un gran valor histórico y educativo, porque no sólo describen: nos cuentan historias de pueblos, sus modos de vivir, su pasado y el por qué de la configuración de su presente. Después de leer el libro, no sólo nos sentimos mejor (como siempre después de leer un buen libro) sino que también sabemos más sobre los pueblos de nuestra Patria Grande.

Pero sobre todo, (y esta es la parte donde el libro se me vuelve una especie de mantra, más que un simple libro), su modo de contar sus travesías tiene un valor especial, porque está cargado de esperanza.  Esperanza en la gente, en el mundo, en que hay una mejor manera de vivir. Y más que todo eso, porque transmite una verdadera esperanza en los sueños.

Escribir, amar, viajar.. ¿Algo más? :)

Escribir, amar, viajar.. ¿Algo más? 🙂

Así que a los lectores les digo: quizá seas un lector cómodo en tu vida de casa y oficina, quizá tu sueño pase por conformar una familia en un lugar estable, y estar tranquilo. Quizá tu idea de viajar es irte de vacaciones 15 días a un lugar de tu agrado. Es una decisión válida, comprensible y tan buena como cualquier otra (porque por suerte, en esta vida, somos libres de elegir qué hacer con ella). Si sos ese lector, este libro te será interesante por los lugares que describe y las vidas que cuenta, pero será un libro más de muchos otros (incluso no tan bueno como una novela de Sartre). Aunque te recomiendo que tengas cuidado, porque puede que lo leas, y descubras que en realidad todas tus seguridades no eran tan seguras, y que quizá tus sueños no eran esos. Quizá, hasta te convenga no leerlo.

Pero, lector, si sos de los que no estamos conformes con la vida de cuatro paredes, si sos de los que creen que este mundo anda mal, que está mal distribuido, que está mal pensado, si pertenecés al grupo de los que estamos convencidos que la gente buena tiene que ser más que la gente mala, si tus sueños no pasan por el dinero, sino por la riqueza de la cabeza y del alma… entonces, tené muchísimo más cuidado al leerlo. Porque va a ser, por un lado, la confirmación de todas tus creencias. Pero además, va a ser el motor que te va a impedir ir a trabajar sin sentirte oprimido, que te va a hacer odiar el camino que tomás todos los días, que te va a hacer sentir un cosquilleo en los talones y las ganas de salir corriendo a cumplir tus sueños.

Para mí, el libro fue un empujón. Todavía no sé hacia donde, pero un empujón a cambiar algo. No puedo decirles, lectores, si para ustedes funcionará igual. Pero les recomiendo que hagan su propia interpretación, porque vale la pena.

Para conseguir el libro:

http://www.acrobatadelcamino.blogspot.com.ar/p/conseguir-el-libro.html

Te recomiendo también que leas los blogs de los autores:

Juan Pablo Villarino: http://acrobatadelcamino.blogspot.com.ar/

Laura Lazzarino: http://www.losviajesdenena.com/

Anuncios

The Perks of Being a Wallflower

Todos la tenemos difícil en la vida, por motivos diferentes. Es imposible establecer parámetros para establecer quién la tiene peor. Y además es absurdo e inútil. A nadie le sirve de nada. Cada uno carga con su cruz lo mejor que puede. Esto enseña Charlie en “Las ventajas de ser invisible”, este adolescente peculiar que comienza a involucrarse en el mundo, a conocer gente y vivir experiencias; salir de un caparazón que él mismo creó, y que ni siquiera él sabe por qué, sino hasta el final del libro.

En esta novela epistolar, Charlie le escribe a un amigo anónimo, y le cuenta todos sus sentimientos, pensamientos, y devenires de su vida cotidiana. Su mejor amigo del colegio se suicidó hace poco. No tiene otras amistades, y no le es nada fácil conseguirlas. Se pasa la mayor parte de su tiempo leyendo, alienado en mundos literarios donde es fácil existir: los que actúan son los personajes de los libros, por ende el lector está a salvo, protegido. Nada puede hacerle daño. Pero no se puede vivir así por mucho más tiempo.

“Aceptamos el amor que creemos merecer.”

Al fin arriban a su vida nuevas amistades, que comienzan a proveer a Charlie de nuevas vivencias. Algunas incluso demasiado prematuras para un chico de 15 años. Pero esas son las experiencias que le tocan en suerte. A este chico que lee libros como ‘En el camino’ de Kerouac, y ‘Matar un ruiseñor’ de Lee. Cuya banda de sonido cotidiana merodea entre The Smiths, los Beatles, Bowie, Nirvana y Suzanne Vega. Tiene que ser un chico diferente, inevitablemente. Y encuentra un grupo diferente con el que vivir experiencias diferentes. Un grupo que interpreta todas las semanas la película de culto ‘The rocky horror picture show’. Nada predecible puede salir de esa mezcla.

De repente aparecen en la vida de Charlie sus problemas psicológicos, sus regresiones a la infancia, el sexo o la idea de él, algunas drogas, el alcohol, la violencia, y la amistad. Siempre protagonista debajo de todo lo demás… la amistad.

Las-ventajas-de-ser-invisible-Stephen-Chbosky-libro

Literatura juvenil, para no tan jóvenes. La novela fue llevada al cine en el 2012, adaptada y dirigida por Stephen Chbosky, autor del libro, por lo que es muy fiel a la misma. Es una novela que se puede leer en la playa. Se puede ver la película después y ponerle cara a tan bellos personajes como son Sam y Patrick, que toman vida en Emma Watson y Ezra Miller. Se puede leer después de haber visto la película, sólo si te gustó mucho la historia. Si sos un marginado, alguna vez lo fuiste, o te sentiste así, tenés que leer las ventajas de ser invisible.

Reseña: Charlie es un chico realmente especial: lee muchísimo, no sale con amigos ni con chicas y reflexiona sobre el mundo desde un punto de vista muy particular. Su ingenuidad, su incapacidad para relacionarse normalmente y su extrema sinceridad le crean más de un problema, especialmente ahora que su único amigo ha muerto. Conocer a Sam y Patrick, los chicos más excéntricos del instituto, provocará un giro radical en su vida que lo sumergirá de pleno en la adolescencia.

Filosofía para novatos ?

El polaco fumando su Pipa

El polaco fumando su Pipa

Filosofía de bolsillo, de colectivo, de ratos libres. Zygmunt Baumann posiblemente no haya tenido esa intención al escribir “Vida Líquida”, pero la fluidez de sus contenidos y su capacidad de resumir en breves ensayos conceptos profundos acerca de la sociedad lo hacen posible.

Seguramente el libro es un buen punto de partida a la obra de este filósofo contemporáneo. Porque, si bien su bibliografía es sumamente extensa y abarca muchas temáticas, hay un punto común en muchas de sus obras: que hacen alusión a este concepto de “liquidez” (creo no ser la única que cada vez que lee “líquido/a” en la tapa de un libro para a ver si es algo nuevo del autor). Y en este breve texto, compuesto de ensayos sobre distintas temáticas concernientes a la vida social en los tiempos que corren, se tocan muchas temáticas que se encuentran ampliadas en otros libros.

¿Qué es la vida líquida? Parafrasear a Baumann no es tarea fácil, pero se puede decir que en sus ensayos, el autor plantea la actualidad como una “modernidad líquida” por su fluidez, por su permanente deslizar, sin pausa, con prisa. Así, la cultura, el dinero, las cosas, y las mismas relaciones humanas se ven afectadas por esta condición actual y la vida que se desarrolla en la modernidad no puede ser, entonces, “sólida”, sino que se convierte también en una vida líquida.

Una descripción clara y bastante exacta de la forma de vivir y pensar hoy en el mundo, de mano de un gran sociólogo y filósofo

Tapa "Vida Líquida"

Tapa “Vida Líquida”

contemporáneo. Esta obra logra, sin duda, atrapar a aquellos que gustan de la filosofía sin ser necesariamente expertos en el tema, y, al que se anima a ver al mundo desde un lugar distinto al habitual, lo invitará a seguir nutriéndose en el tema; no sólo con ganas de seguir leyendo la obra de Zygmunt Baumann, sino de todos los autores que menciona en su libro, y que lo enriquecen y fomentan las ganas de seguir investigando y creciendo.

Ventanas a la realidad: viajar para contarlo

No estamos tan cerca. Y no solo nos separa una distancia física. También nos separa una cultura. La nuestra, que teme y critica lo que desconoce, y aquello a lo que, muchas veces, no se esfuerza por conocer. Claro que están los medios de comunicación para contarnos lo que sucede en todos los rincones del planisferio. Pero… ¿con eso alcanza? ¿no nos estaremos perdiendo de algo?

Juan Pablo Villarino, consciente de esto, tomó su mochila y recorrió Irán, Irak, Afganistán, Turquía, Siria, Jordania y Egipto haciendo autostop. Y escribió Vagabundeando en el Eje del Mal, el libro que relata su experiencia. Contra toda recomendación, emprendió un camino por rutas donde los conflictos internos y externos hacen eco en los diarios de todo el mundo. Es, casi exclusivamente, lo que escuchamos sobre el mal llamado “Eje del Mal”. Grupos terroristas enfrentados, países interviniendo, y generando más y más muertes. Claro que escuchamos sobre esto porque realmente sucede. Pero no es lo único que pasa en aquel rincón del mundo.

Los iraquíes ya no son para mí el titular de un periódico,el objeto de una estadística o cualquier ente abstracto.Son rostros dinámicos en la memoria que los evoca, y en algunos casos, amigos.

También hay seres humanos ajenos a estos conflictos, pero sufriendo por culpa de ellos. También hay madres, padres, hermanos, amigos, vecinos, como los nuestros, que podrían ser los nuestros. El escritor oriundo de Mar del Plata, Juan Pablo Villarino, retrató su experiencia en este increíble viaje, donde sólo contaba con su mochila, La Maga, su curiosidad y valentía, y como él señala en repetidas oportunidades, su fe por el ser humano. El libro es una ventana a una realidad que a nosotros, seguramente, nos queda lejos. Pero que tiene paisajes que vale la pena descubrir.

No muy lejos del espectáculo alcanzo a ver algunos vehículos militares abandonados y, como siempre, niños jugando sobre ellos. (…) entonces me detecta, y sonríe aún más, lo hace muy cerca de esa máquina de escupir muerte, y quedo pasmado por la imagen de dos cosas tan opuestas y tan próximas. Imagino que ese cañón habrá apagado la sonrisa de varios niños, y luego me doy cuenta de que ese niño encarna sin saberlo un mensaje y contesta una injusticia. Es un mensaje de esperanza y, a la vez, un ajuste de cuentas al estilo budista. Contestar a la violencia con sonrisas, solamente un niño puede ser tan sabio sin percatarse.

Se puede leer en las líneas de Juan Pablo su amor y respeto por el camino, su esperanza por la bondad intrínseca del ser humano, por esa esencia que nos hace a todos iguales; seres desnudos y desprotegidos ante el mundo en el que vivimos, la sociedad que nos toca y las guerras que nos azotan, y que quizás otros eligieron pelear. La educación que nos dan, y la que no. Se puede encontrar en sus palabras, implícita, una forma diferente de ver la vida, a la que quizás no estamos acostumbrados. Y por eso es admirable que un escritor tenga el coraje de exponerla.

Juan Pablo encontró en su viaje un abanico muy amplio de personajes, el más variado que se pueda imaginar, todos con algo que decir, con ideas, sueños, miedos, alegrías y dolores. No conoció solo nativos de las tierras que visitó, sino también otros viajeros como él. Algunos, como Justin, son oriundos de los países que intervienen, con intenciones no muy buenas, en los países en conflicto. Pero mirando más de cerca se encuentran estas historias particulares, teñidas de bondad, del deseo de colaborar y marcar una diferencia. Aunque se perciban como un grano de arena comparado con las toneladas de porquería de las intervenciones de los funcionarios de los países en que nacieron. Por más que estas personas no cuenten con protección, y que muchas veces sufran ataques de aquellos mismos a los que van a auxiliar. Pero estos casos no cuentan con los criterios de noticiabilidad para aparecer en los diarios. Aunque sí hay capítulos dedicados a ellos en Vagabundeando…

Se pueden leer las bases de la personalidad de Justin, el voluntario oriundo de Oklahorna, a quien he venido a visitar, con echar un vistazo a su alacena. En el estante de la izquierda: conservas, arroz, albahaca, pimienta y curry. A la derecha, libros. Alimento para el cuerpo y para el alma. (…) luego expresa su himno: “Arroz de grano corto de Japón, tabaco de pipa decente y un buen libro, con eso puedo ser feliz”. Es la chispa inicial de una empatía que se vuelve más fuerte cuando me cuenta que ha rechazado una beca de U$S25.000 para estudiar fotografía artística en EE.UU. y, en cambio, ha venido a reforestar los valles afganos por dos monedas. Los desertores, parece, se agradan unos a otros.

El libro puede ser también una guía para viajeros. Pero para aquellos viajeros que desean conocer realmente el lugar que transitan. Aquellos que prefieren el piso de un hogar ajeno y desconocido, pero de una familia solidaria y cálida, que la cama de un hotel cinco estrellas. Aquellos a los que no les alcanzan las excursiones de todas las agencias turísticas para conocer una tierra, sino que eligen descubrirla pasando tiempo con los que viven allí, los que pueden mostrar los rincones más bellos, pero con menos propaganda, de sus ciudades y pueblos. Aquellos viajeros que todavía no ejercen porque nunca se animaron, pero que en este libro, pueden encontrar el último empujoncito que necesitaban para salir al mundo…

No sé cuál hubiera sido la experiencia de haber tomado la Ruta Norte, pero nunca me sentí más lejos de mi mundo conocido como en los desolados valles de Afganistán Central. Quizás, incluso, siento la tristeza primogénita de tal dicha, el miedo a no volver a sentirme tan lejos y descentrado.

Vagabundeand

(…) ¿y cómo saber quién es uno mismo sin haberse expuesto primero al cambio?”. Viajar implica poner a prueba a diario la propia identidad. Y eso es deseable.

Por último, el libro puede ser también un viaje en sí mismo.

Marcel Proust solía decir que la exploración verdadera no consiste en ver nuevos paisajes, sino en tener nuevos ojos.

Y es imposible terminar de leer Vagabundeando en el Eje del Mal, sin haber adquirido nuevos ojos.

Conocé más sobre los viajes de Juan Pablo Villarino, su Proyecto Educativo Nómada, encargarle alguno de sus libros y colaborá con sus viajes, o lee también el blog de su princesa vagabunda.

VAGABUNDEANDO EN EL EJE DEL MALVagabundeando_Libro_0

Un viaje a dedo por Irak, Irán y Afganistán

Autor: Juan Pablo Villarino

Editorial:  Del Nuevo Extremo (Argentina) y RBA (España)

350 páginas. 200 fotos B&N.

16 láminas a color.

6 mapas.

Recetas para el nomadismo.

Se viaja más cómodo en los renglones de una página…

… por eso, yo y muchos otros elegimos pasar el tiempo que nos lleva desplazarnos de un sitio a otro leyendo. A raíz de esta tendencia hice un pequeño experimento en los transportes de Madrid, inspirada en la experiencia previa de otros que antes que yo advirtieron que hay gente que duerme, conversa, mira hacia afuera, se aliena con el celular; y también está, afortunadamente aún, la gente que lee.

Entérate más, compartí o refutá mi reflexión al respecto en mi blog de viaje. ¡Saludos y nos vemos pronto por Marpla city!

Screen-shot-2010-12-21-at-11.41.13-AM

¿Quién dijo que es fácil?

El guardián entre el centeno, Jerome David Salinger. Editorial Alianza

El guardián entre el centeno, Jerome David Salinger. Editorial Alianza

No hay que buscar entre líneas qué nos quiso decir Salinger en su clásico libro “El guardián entre el centeno”. Más bien se trata de poner el foco en cada palabra, cada contradicción, cada hartazgo de su exclusivo protagonista Holden Caulfield. Es un adolescente inseguro, mentiroso, pasional y soñador, odioso y angustiante pero con un sentido crítico que lo hace muy auténtico.

Lo han expulsado reiteradas veces, no da cabida a los sermones lógicos sobre su futuro, vive exclusivamente el presente con una impulsividad que no escatima hechos ni palabras y le hace irse de bruces contra todo lo que aspira o emprende. Reniega de la falsedad de todos y en todo y quizá sea por eso un valiente, un héroe incomprendido con el que empatizar y exasperarse de la misma manera que Holden se descoloca en su debido entorno.

La novela de Salinger es un retrato psicológico intensísimo de una mentalidad adolescente renegada, que representa una manera de ver y entender el mundo y la sociedad estadounidense del momento. No es una lectura exactamente densa pero sí monocorde de principio a fin, aunque vale la pena perseverar en ella.

Cuando me adentré en Holden y su dubitativa existencia no pude dejar de pensar en el Raskolnicov de Dostoievski. Interrogantes, inconformismo, desprecio y una reflexión demasiado honda para ser comprendida y cabalmente exteriorizada. Individuos así siempre hubo y siempre habrá. Lo más noble de la literatura es que en ella todos tenemos un lugar.

Soy real y soy de cuento

Hace ya unas semanas devoré un libro harto recomendado, famoso, llevado al cine y considerado una lectura “de cajón” tanto en el ámbito literario como periodístico.

A sangre fría, Truman Capote. Editorial Anagrama

A sangre fría, Truman Capote. Editorial Anagrama

“A sangre fría” es una de las novelas precursoras (junto con Operación Masacre de Rodolfo Walsh) del género de no ficción dentro de la literatura. La tradición periodística reconoce a Truman Capote, con un estilo que combina elementos literarios y periodísticos indistintamente y una exhaustiva investigación de primera mano, como el padre del Nuevo Periodismo. Evidentemente es un libro con una impronta, un cometido y una estructura interna de vanguardia para el momento en que el excéntrico periodista devenido en escritor lo concibió, y no menos impactante es el caso real que narra. Porque si bien está ficcionalizado, adornado y levemente reordenado, de eso se trata la ‘nonfiction novel‘: un suceso real da vida a una ficción marcada con el ineludible sello de la verdad.

Se trata de la historia del cuádruple asesinato de una respetable y próspera familia en un apacible poblado de Kansas, Estados Unidos. Los investigadores no encuentran el móvil de tan cruel matanza y los truculentos sucesos desatan la paranoia y el temor en todo el poblado. Contrariamente al perplejo inicial de  los investigadores, Capote nos dota a los lectores de un curioso privilegio: conocer a los asesinos desde las primeras páginas, lo cual excede el género policial clásico. A lo largo de las cientos de páginas que se suceden luego de esta prematura revelación, Capote traza un perfil minucioso de los asesinos a partir de la intensa investigación periodística a la que se abocó.

Unos primeros años turbulentos y una lamentable herencia familiar, sumado a numerosos y variados trastornos de la personalidad hacen en algún punto “comprensible” la saña asesina que Dick Hickcock y Perry Smith descargaron sobre la intachable familia Clutter, de la que nunca se arrepintieron más por incapacidad que por maldad. Los lectores acabamos conociendo a los asesinos al dedillo, mucho más que a las víctimas.

Capote capta con maestría dos realidades sociales antagónicas en la sociedad estadounidense: la de una familia profundamente religiosa, trabajadora, amable, con proyectos y dificultades, lo que se diría una familia común, como cualquier otra, que ve su vida repentinamente arrebatada y deshecha. La contracara son sus desaprensivos y errantes verdugos, cuyas vidas atravesadas por la enfermedad, el desprecio y una perversa soledad propician toda clase de delitos y atrocidades que son incapaces de comprender del todo.

Las dificultades para relacionarse sana y duraderamente con sus semejantes une las desdichadas vidas de Dick y Perry al tiempo que los enfrenta. Cunde entre ellos la desconfianza y los deseos de traicionarse, abandonarse, aniquilarse, pero permanecen juntos. Son perro y gato, agua y aceite; se aman y se odian por sus distintas concepciones de la vida, pero la desdicha los marca de igual manera y cargan con la misma culpa.

La novela es magistral: justificadamente extensa, repleta de detalles, nombres, días y horas, pero todo dato es necesario para el retrato que Capote quiere esbozar. “A sangre fría” tiene un dejo policial y mucho de semblanza y profundización en la psiquis de unos inescrupulosos bandidos y de una comunidad remota de pueblerinos que vieron vulnerada su apacible vida.

La variopinta realidad personal y social de Dick, Perry, los Clutter y los vecinos  que entran en tensión ¿no se asemeja a la que se percibe aun hoy cada vez que en los grandes y poderosos Estados Unidos de Norteamérica un individuo excéntrico y trastornado irrumpe en universidades, colegios o lugares públicos y arrebata vidas y futuros sin motivo aparente?

Debe ser dificil acostumbrarse a convivir con las masacres, los atentados, la locura asesina que ha proliferado en los Estados Unidos en los últimos años“A sangre fría” es uno de esos casos lamentables y paradigmáticos, narrado con la objetividad y profundización que merece.

Fanáticos por la palabra hay en todos lados

Algunas de las literatas viajamos a Rosario por motivos bastante hedonistas, sin embargo, no pudimos darnos el lujo porque la ciudad nos recibió con la 4° Semana de la Lectura en pleno desarrollo; ciudad que le da una importancia tan grande a la cultura en todas sus manifestaciones, que los cuentos, palabras, el teatro, el cine, las charlas con artistas, exposiciones, libros, y espectáculos son vecinos de todos los rosarinos y turistas, en cualquier zona, todo el año. Y en esta ocasión, la última semana de abril, pudimos disfrutar en carne propia algunas de las actividades.

Una de ellas se desarrolló en el galpón del Centro de la Juventud. Es ahí donde se encuentran el arte y la gente, y el sábado 27 de abril nosotras nos encontramos con las actividades de la Dirección de Juventudes, que organizó Sigue leyendo

El amante es una excusa

“Una niña blanca de quince años vive con su familia en la sociedad colonialista de la Indochina francesa (Vietnam) de finales de los años veinte. Frente a las diferencias sociales, raciales y de edad, la niña dejará la inocencia y se sumergirá  en una historia de amor con un joven millonario chino, en un mundo que no les comprende”.

Marguerite Duras, El amante. Editorial Tusquets.

Marguerite Duras, El amante.Editorial Tusquets.

La contratapa de mi edición de “El amante”, de Marguerite Duras (no es la de la foto, de tan exclusiva no la pude encontrar en Google Images :D), reduce la novela al primer vínculo amoroso, prohibido y pasional entre una púber francesa y un joven millonario chino prometido con otra y con planes de vida en Occidente. Sin embargo, su lectura me sugirió una historia más compleja donde está muy presente la ambivalencia de los “estados de relación” familiares: el amor/odio de la niña por su madre depresiva, el temor a su hermano mayor, violento y jugador, la ternura que le inspira su hermano menor con quien mantuvo un vínculo fraterno inacabado y distante. De todos los frentes que ocupan su vida, la conflictividad en el seno de su familia parece ser la más profunda de las preocupaciones de la niña, incluso más que develar si lo que siente por su amante es verdadero amor.

Su incipiente adolescencia también está marcada por la pobreza, un estatus que no concuerda con los privilegios que su sangre francesa y su tez blanca le propician en Indochina, y por el autoconocimiento de los placeres y vicios de su personalidad. En este contexto turbulento la niña se vincula con “el chino de Cholen”, a quien le inspira el más incontenible y perenne deseo a la vez que la amargura más honda propia de las diferencias sociales y generacionales. La niña se pregunta vagamente acerca del sentimiento que la une a este hombre: ¿se trata de un cariño sincero o un desvelo ocasional y conveniente para rescatar a una familia que naufraga por falta de recursos económicos y afectivos?

De la prosa de Duras resultan características las frases y los párrafos cortos, con una fuerza semántica y reflexiva imprevisible. De pronto, un desborde de sentimientos se perciben claramente, al tiempo que las frases se prolongan, enumeran, describen momentos íntimos e intensos; y sufrimos y nos agobiamos con esa niña. La ausencia de diálogos y los saltos permanentes de puntos de vista y narradores es otra manía patente: la que habla es siempre ella, la niña, quien se autorreferencia en primera y tercera persona indistintamente, inclusive en el mismo párrafo. “El amante” es una novela de apenas 140 páginas, que por extensión podría estar más cercana a una nouvelle y que sin embargo me ocupó días y noches de concentrada y esforzada lectura y de repaso de ciertos pasajes densos a la vez que intensos.

Los estudiosos de la vida y obra de Marguerite Duras apuntan que “El amante” es una novela indudablemente autobiográfica. No es descabellado dado que describe tan bien una época y un momento álgido de la vida como es la adolescencia en las circunstancias narradas.

“El amante” es otra novela que sirvió de musa inspiradora para el ambiente cinematográfico, quizá por el morbo que siempre provoca la relación prohibida y el anticipado despertar sexual de la niña. Como siempre, recomiendo el libro para descubrir un mundo de sensaciones más allá del tema nuclear del sexo y el tabú. Acá, el trailer.

La insoportable levedad del ser inodoro

el-perfume

EL PERFUME: HISTORIA DE UN ASESINO, de Patrick Süskind. Editorial Booket

En Paris de mil setecientos y tanto, como en otras grandes urbes europeas, los aromas (pestilentes) ganaban las calles y se incrementaban con cada nuevo habitante y sus quehaceres. Esto nos relata en sus primeras páginas “El perfume”, y recién entonces reconocí que nunca había pensado en la preeminencia de éste y otros efectos secundarios e indeseables de la vida metropolitana de tres siglos atrás, sencillamente porque en nuestro way of life contemporáneo siempre han tenido su debido conducto de salida.

En medio del desorden, la ebullición, el hacinamiento y la desidia aromática/higiénica nace, crece y se forja un individuo despreciable en su aspecto y en los sentimientos que alberga. Incluso es ignorado por carecer de esa fragancia propia, afirmadora de la existencia, y que a la vez fue paradójicamente dotado de un olfato infalible para con todos los aromas, pero incapaz de detectar el suyo propio. Jean Baptiste Grenouille, el indigno parisino en cuestión, se perfila como el más insulso de los seres aunque en su interior alberga planes perversos para canalizar su exquisito don olfativo. Grenouille consagra su maltrecha vida a identificar todos los olores de Francia, perfeccionar su instinto y erigirse en un artesano perfumista para acabar creando la más sublime de las fragancias: la que odorice su aborrecible presencia para sí mismo y para los demás. Para ello lleva adelante un macabro plan que incluye el asesinato sistemático y cruel de veinticinco doncellas. Su anhelo personal lo convierte en su asesino odiado a la vez que en un joven adorado por la fragancia que logrará destilar. Sigue leyendo

Atreverse a ser un lector de alta fidelidad

alta fide

Nick Hornby, ALTA FIDELIDAD, Editorial Anagrama

Rob es un treintañero londinense que se rehúsa a replantearse su vida… hasta que ésta le da un sacudón y le voltea las estanterías. El último e impactante suceso es su ruptura con Laura, lo que lo sume en un estado depresivo marcado por la melancolía y la duda permanente. Comienza el libro rememorando sus relaciones amorosas más ínfimas, fugaces e infantiles, y esa actitud entre altanera y obsesiva por el pasado identifica y atrae con sus tempranos bloopers.

El libro trascurre en aquellos meses de profunda desorientación para Rob, donde su único bálsamo es su tienda de discos y la compañía de sus dos empleados y amigos Dick y Barry. Pero tan grande es la introspección de Rob que hasta llega a plantearse si seguir o no con el negocio que (ya) no le reporta ningún beneficio afectivo, económico o de status social.

Rob descree del amor en su sentido más idílico y clásico; ni siquiera está seguro de haberse enamorado alguna vez pese al sufrimiento que le generaron cada una de las rupturas. Se cuestiona permanentemente qué es lo que lo hace desdichado, por qué no encuentra su rumbo. Intenta distraerse con otras compañías y actividades que no le reportan más que dudas. Sigue leyendo